amaba la piedra en bruto de oro